Conociéndonos: Confianza, Nuevos Amantes e Internet


Conociéndonos: Confianza, Nuevos Amantes e Internet

Eres una mujer soltera en tu primera cita con un chico nuevo. La conversación fluye, se ríe de tus bromas, pero no te sientes cómoda compartiendo tu nombre completo ni revelando exactamente dónde vives.

Sin embargo, es posible que hayas compartido fácilmente información personal en un formulario en línea o en un correo electrónico, con una entidad del ciberespacio que no conoces.

Una nueva encuesta, efectuada por Echoworx y realizada por la empresa de investigación de mercado OnePoll, descubrió que aunque la mayoría de las personas no revela detalles personales a una pareja potencial hasta después de un promedio de dos citas y media, están mucho más dispuestas a proporcionar información confidencial en línea. El estudio, realizado en agosto de 2017, encuestó a 2,000 adultos de todos los Estados Unidos.

¿Te sorprende saber que muchas personas están más dispuestas a proporcionar detalles personales en línea que con alguien que están conociendo?

Si eres como la mayoría de las estadounidenses en la encuesta, solo te llevará 20 segundos decidir si un correo en tu bandeja de entrada es seguro. Tardas 28 segundos para determinar si es seguro ingresar tus datos personales en un formulario en línea. Si un artículo en un sitio de compras en línea atrae tu interés, demorará 31 segundos para decidir si el sitio web es seguro o no para realizar una compra con tarjeta de crédito. Sin embargo, es probable que no le des la dirección de tu casa a una potencial pareja de citas hasta después de un promedio de cuatro citas y no discutirás tu salario hasta después de seis citas y media. Puedes ser una de cada tres que no te sientas cómoda hablando sobre tu salario después de cualquier cantidad de citas.

¿Ha compartido datos confidenciales o personales al completar un formulario en línea o en un correo electrónico?
No estás sola. Tres cuartas partes de las encuestadas admitieron haber compartido información personal al completar un formulario en línea y, en promedio, comparten tres piezas de información personal por correo electrónico cada semana.

Es posible que hayas enviado información en línea a un proveedor de atención médica, a un banco o a un funcionario del gobierno. Pero si eres como la mayoría de la gente, dices que una compra en línea, quizás esos fabulosos Manolo Blahniks, fueron la razón principal por la cual compartiste tus datos en línea. Otras razones incluyen solicitar un trabajo o solicitar una hipoteca o un seguro.

Si compartiste tu información en línea, es posible que hayas cuestionado qué tan seguro era. El treinta por ciento de las encuestadas se siente incómoda con la distribución de información en línea. ¿Has enviado un correo electrónico que luego lamentaste? También les ha pasado al 40 por ciento de las encuestadas.

Es posible que te hayan robado tu información personal (el 24 por ciento lo admite) o sospeche que ha sucedido (22 por ciento) o que te hayan pirateado tu computadora, como uno de cada cinco estadounidenses. Es posible que no sepas lo que significa el cifrado, a pesar de que es una poderosa herramienta para proteger tus datos confidenciales.

Ahora, de regreso a esa primera cita. Si el romance continúa, compartirás tu dirección, fecha de nacimiento, historial médico y otros detalles personales con esta pareja potencial, pero serás prudente y te tomarás tu tiempo.

Cuando se trata de información, como tu número de seguro social y datos bancarios, tal vez sea mejor ejercer la misma precaución antes de divulgar tus datos en línea.

Antes de retirarte, asegúrate de visitar nuestro portal Getting Personal para aprender más sobre los riesgos y oportunidades asociados con el intercambio de información confidencial.